martes, 8 de junio de 2010

MACARRONS AMB SALSA BOLONYESA / MACARRONES A LA BOLOÑESA


Hoy traigo un plato que lleva una clásica y deliciosa salsa boloñesa. Esta se compone de carne picada y otros ricos vegetales que conjunta fabulosamente con cualquier pasta, ya sean macarrones, espaguetis o lasañas.

Espero os gusten estos macarrones a la boloñesa de mi casa…

LA RECETA

Ingredientes:
(Para 6-8 personas)

500 gr. de macarrones pequeños de verduras.
500 gr. de carne picada de cerdo (nos valdría también la carne de las salchichas o butifarras frescas, sin la piel que las recubre, o bien carne de ternera y cerdo mezclada al 50%)
150 gr. aprox. de jamón serrano
300 gr. de champiñones u otra seta
2 zanahorias medianas
12 tomates de pera
1 cebolla mediana
1 rama de apio
1 pimiento verde
2 dientes de ajos
Hierbas aromáticas (puede ser una hoja de laurel, una rama de tomillo fresco, unas hojas de albahaca, orégano o bien un bouquet garní o atadillo de hierbas secas de los que se venden en cualquier supermercado)
250 gr. aprox. de queso seco de oveja o parmesano
Aceite de oliva
Sal y pimienta


Elaboración:
1.- Pelamos y troceamos, la cebolla, zanahorias y ajos. Lavamos, descorazonamos y troceamos el pimiento. Lavamos y troceamos la penca de apio sin las hojas verdes. Lavamos y troceamos a medias lunas, los tomates sin quitarles la piel. Reservamos.
2.- En una cazuela amplia ponemos una tacita (de las de café) de aceite de oliva y freímos la carne picada junto con el jamón troceado durante diez minutos. Apartamos.
3.- Añadimos una tacita y media de aceite de oliva a la misma cazuela y en ella ponemos los ajos las zanahorias, las cebollas, el pimiento, el apio y las hierbas aromáticas. Dejamos que a fuego medio se rehoguen las verduras durante diez minutos y a continuación añadimos el tomate, ponemos un par de cucharaditas (postre) de sal, una de azúcar, algo de pimienta molida y lo dejamos unos 40 o 45 minutos a fuego medio-bajo.
4.- Pasamos por un pasapurés todo el sofrito.
5.- Lavamos, troceamos y pasamos por una sartén aparte los champiñones con un poco de aceite, durante cinco minutos.
6.- Mezclamos todo: salsa de tomate, carne picada y champiñones. Calentamos unos ocho minutos para que se mezclen los sabores y apartamos.
7.- Hervimos los macarrones siguiendo las indicaciones del paquete, los escurrimos, ponemos un poco de aceite para que queden sueltos y servimos la boloñesa encima de la pasta con el queso de oveja rallado por encima.

LA FOTO


Bodegón de vegetales y macarrones.



Troceando... sin preocuparnos por el corte, aunque éste sea irregular porque luego reduciremos a puré todos los vegetales. Me encanta el apio, a mi me parece que suaviza mucho y le da un gusto como muy italiano a la salsa.



Los tomates…



Se trocean a medias lunas.



Empezamos la cazuela sofriendo el jamón junto con la carne picada. A mi me gusta notarla pero si a vosotros no tanto y la preferís más fina, decid en la carnicería que os la pasen dos veces por la picadora.



A continuación actúan los vegetales…



Se añaden los tomates…



Se condimenta y se deja cocer 40 minutos aprox.



Transcurrido el tiempo, mirar...



Seguidamente se pasa toda la salsa por el pasapurés... hasta la última gota...



La salsa queda así de bien. Si la trituráramos con el brazo eléctrico, nos quedaría pálida, anaranjada, además de que todo lo que pasa por la electricidad pierde algo de sabor, ya sabéis…



Los champiñones. A veces me gusta ponerle trompetas de la muerte, rossinyols o moixernons...



Se pasan brevemente por la sartén…



Y seguidamente juntamos todo, salsa, carne picada y champiñones… sólo unos minutos para mezclar sabores…



Aquí está la salsa acabada. Es algo espesa, hay quien le añade una copa de vino y un poco de agua para hacerla un poco más líquida...



Los macarrones se hierven y se escurren.



Aquí rallando el queso de oveja…



Y estas son las secuencias del plato…






Buon apettito!


Mina. Oggi sono io.


14 comentarios:

whole kitchen dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Begoña dijo...

Qué buen aspecto tiene ese plato!!!!
Yo hago una versión parecida, pero no exactamente igual. Así que la próxima vez voy a probar la tuya, porque las fotos me lo están pidiendo.....
Un saludo, Begoña

Carlos Dube dijo...

Riquísima salsa. Me ha gustado mucho tu versión de boloñesa, es prácticamente igual a la nuestra, aunque la nuestra es receta copiada de un libro hace muuuuchos años, pero que nos encanta.

Con esos champiñones (o setas), y el queso manchego lo bordas!!

Te dejo este link para que lo veas, a mí me llamó mucho la atención ;)

http://informe21.com/salsa-bolonesa/secreto-autentica-salsa-bolonesa

Un saludo.

Yerbabuena dijo...

Anna, muy buena tu versión de la boloñesa y muy completa nutricionalmente. En algunos sitios no es más que pasta con una insípida salsa de tomate y carne picada. Te aseguro que tu versión cae el próximo día que toque pasta en casa. Ya te diré la opinión de nuestro Mr. Ego particular (nuestro hijo). Saluditos.

Anónimo dijo...

Sí, es verdad que los italianos revindican para si los derechos de autor de su cocina tan extendida en el mundo que va diluyéndose con aportaciones ajenas. Hace años trabajé con una colega de Bolonia, muy buena cocinera, que decía para mi desmayo que la salsa boloñesa era desconocida en Bolonia. Ella hablaba de ragú que se elebora tal y como explica el enlace que nos pasa Carlos. En Barcelona los espaguetti a la boloñesa están por todas partes, comida popular y muy socorrida de niños también, pero en general son salsas de tomate con carne y otros condimentos variados. Como siempre la pregunta que me planteo es ¿hasta dónde es lícito nombrar un plato con un nombre que no corresponde con la receta original?
Por ejemplo, y siguiendo con recetas italianas, la arrabiata, la putanesca y la amatriciana son tres salsas con identidades perfectamente establecidas, sin embargo su difusión ha hecho que se intercambien ingredientes, poniendo anchoas a la arrabiata o guindillas a la putanesca. Al final uno ya no sabe qué es que.
Tu salsa tiene que ser deliciosa, incorporando setas como en la funghi trifolati. Inspirada en una receta de la Emilia-Romana, la lluvia de parmesano parece inevitable.
Besos,

Cuchillero

BuenasMigas. dijo...

Un beso, Begoña.



Carlos, ay que gracia que la 'boloñesa' o 'ragú' lleve leche, bueno pues parece que la he hecho bastante parecida a la de los italianos, me ha faltado ponerle mantequilla, el lácteo y un poco de vino, he visto el video, que curioso ¿Qué función debe darle la leche? A lo mejor suaviza el sabor y espesa la salsa... Solo una pega, la salsa de los italianos es un poco paliducha, no...? ¡pero me encanta como guisan en toda Italia!
Un abrazo.



Yerbabuena, es verdad que en muchos sitios le llaman boloñesa a una simple salsa de tomate en ocasiones de lata, con un poco de carne. Me alegro que te haya gustado, a ver que le parecerá a tu Mr Ego particular, que responsabilidad la mía, porque mira que hoy en día salen exigentes... jeje.. :o)




Ara si que m’has mort, Cuchillero. No me digas que los Boloñeses no conocen esta salsa... ¡que cosas tiene la vida! Lo que pasa es que este nombre está tan extendido que si ahora voy y pido unos tallarines con ragú nadie me entendería. Yo creo que cuando algo se populariza tanto con un nombre determinado es muy difícil cambiarlo, me pregunto si lo los rusos sabrán que aquí la reina de las terrazas de verano es la ensaladilla rusa y si ellos la conocen como tal, o si los franceses sabrán que en España una tortilla solo con huevos se le llama ‘a la francesa’ Que difícil, por no decir imposible, cambiar el nombre a estas alturas. Entiendo, como tu, que un plato tenga sus variantes, como ocurre en ‘todos’ los platos tradicionales, pero conteniendo unas reglas mínimas de respeto, claro. Es que es tan difícil... porque mira que se ve por ahí cada barbaridad... que hasta yo que soy una panxa contenta me escandalizo, pero tu Cuchillero, tienes que sufrir mucho... :o)
Un abrazo muy grande.

Yerbabuena dijo...

Me gustaría añadir, enlazando con el comentario de Don Cuchillero, que, aunque no soy muy purista gastronómicamente hablando (si los ingredientes son de calidad, está bien elaborado y es equilibrado, me vale), me pongo atacada cada vez que he probado el caldo avinagrado (para más inri, con vinagre del malo) de algunos restaurantes, al que tienen la desfachatez de denominar "gazpacho". Así que puedo entender las reivindicaciones de los italianos, de los valencianos con su paella... etc.

BuenasMigas. dijo...

Yerbabuena. Yo tampoco me considero muy purista, aunque en casa me dicen que no se puede ir a ningún sitio conmigo :o( pero es que lo de algunos restaurantes es de escándalo, sobre todo cuando a la hora de pagar te clavan el gusto y las ganas por algo que deja mucho que desear...

El Oteador de los Mercados dijo...

tentadores esos macarrones con fondo de Mina... Estoy intrigado, ¿cómo te da tiempo a hacer tantas fotos?. Yo no me acuerdo hasta que he terminado... Enhorabuena por tu blog.

BuenasMigas. dijo...

Oteador. Que grande Mina... tiene una voz que no se le acaba, sobrecoge , verdad...

Hago tantas fotos porque me he aficionado a la fotografía desde que tengo el blog. Claro que me da tiempo, cada foto me lleva un segundo y como las hago mientras cocino, no cuenta como tiempo extra. Tengo la ventaja de tener una luz natural privilegiada en mi cocina, es mágica de once a una del mediodía, entonces puedo captarlo todo hasta el más mínimo detalle, el humo de la cazuela, etc... después de esa franja horaria también salen bien porque sigo teniendo mucha luz pero es diferente, la magia maravillosa solo está en esas dos horas. Si tuviera que hacer un montaje de focos y demás encuadres perfectos entonces me imagino que solamente haría una. Las fotos con flash no me gustan, tengo solo dos hechas así en todo mi repertorio de recetas, un pastel de espinacas y unas migas dulces y si las comparas, la diferencia con las demás es abismal, por eso nunca uso el flash. Aunque a mi me parece que cuando se pone el alma en la cocina las fotos salen estupendas.

Ya te he contado mi secreto :o)

Mil gracias y un abrazo.

Anónimo dijo...

Sí, tienes razón, la tortilla a la francesa en Francia se llama omelette. Puedes imaginarte la cara que ponen los franceses cuando les sirves una omelette y les dices que es una tortilla a la francesa. En cuanto a la ensaladilla rusa, resulta que es rusa de verdad. Se la dimos a probar a unos amigos de por allí y entre risas les comentamos que esa ensalada en España se llama rusa y la sorpresa fue que ellos la comen muy parecida aunque claro, tampoco la llaman así, de manera que no te extrañe lo de la boloñesa.
Y sí, también tienes razón otra vez, sufro mucho...pero cocinando en casa se arregla todo.
Un abrazo,

Cuchillero

BuenasMigas. dijo...

jaja... :o)

Un beso, Cuchillero.

ana dijo...

Que pinta tiene esa boloñesa!! Madre mía !!! Estas fotos valen mas que mil palabras!!! También tiene que estar de lujo con arroz a la cubana!!! Me van apareciendo un montón de aplicaciones a esta maravillosa salsa!!!!
A q te has reído con lo de mi madre??? Me ha hecho mucha gracia q te pase lo mismo q a mi!!! Mi abuela era igual, creo q es algo genético o mejor dicho, innato!!!!
Besos Anna

BuenasMigas. dijo...

Pues con arroz no tiene que estar nada mal, ahora que lo dices...

¡Ay las madres...! ¿Tu crees que nosotras haremos lo mismo con nuestras niñas?

Un besoooo.