domingo, 3 de abril de 2016

CAFÉ ESPECIADO CON HIELO, ESTILO TAILANDÉS



Hoy propongo un café frío diferente, al estilo tailandés. Los lugareños lo llaman Oliang. Se trata de una mezcla de leche condensanda, hielos y café aromatizado con cardamomo.

Partiendo de la receta standard, o globalizada (ya sabéis que todas las recetas que se globalizan se suelen modificar, 'queriendo o sin querer', depende... ) me he tomado la libertad de hacer un par de variaciones, por una parte he hecho unos hielos de café, que no de agua, para evitar que el café quedara "aguado" y por otra, he añadido una "espumita" de café a lo Ferran Adriá, (pero sin sifón, of course) porque ese día me levanté creativa (risas).

¿Quién se anima a probar?

LA RECETA

Ingredientes (para 4 personas):  Café molido para hacer 3 cafeteras medianas de café / Agua / Leche condensada al gusto / 3 vainas de cardamomo (o ¼ cucharadita de cardamomo molido) / Una pizca de canela en polvo.

Recuerda que... 
· Los hielos y el café infusionado, se tienen que preparar con antelación, idealmente el día anterior, de esta forma solo nos llevará un minuto hacer la espuma de café en el último momento.
· Si eres sensible a la cafeína, puedes utilizar café descafeinado.

Puedes hacer variantes...
· Si no encuentras el cardamomo, sustitúyelo por la corteza de un limón y 3 o 4 clavos de especia.
· Si no te gusta la canela, puedes sustituirla por cacao en polvo.

Elaboración:

1.- Primeramente haremos una cafetera de café. Cuando el café se haya enfriado lo vertemos en una cubitera de hielo y lo congelamos. 





2.- Prepararemos 2 cafeteras más...






3.- Ponemos el café caliente en un recipiente o jarra de vidrio con las 3 vainas de cardamomo abiertas o rotas para que liberen aroma y sabor. Dejaremos infusionar las vainas y semillas en el café caliente durante unos 15 minutos aproximadamente. Pasado el tiempo probaremos y si el gusto 'alimonado' del cardamomo nos parece suficiente, colar el café en ese momento y reservalo hasta el momento de servir, de lo contrario, dejar el cardamomo en el café para acentuar su sabor y colar en el último momento.

Cardamomo.

4.- En el momento de servir, apartaremos una taza para hacer la espuma de café. 

***¿Quién ha dicho que los "sifones" son imprescindibles para hacer espumas? En muchos casos, el brazo eléctrico, es más que suficiente. Confieso que mi cocina es austera de cacharros ¡me agobian! Yo "necesito" ver mi cocina despejada para no bloquearme. Como se suele decir... "menos es más". Antes que acumular cacharrería inútil para hacer de vez en cuando alguna que otra "espumita" prefiero buscar alternativas como esta:

Espuma de café.- Batiremos una taza de café con el brazo eléctrico, hasta generar la espuma. Sin más.




5.- Seguidamente, ponemos una base de leche condensada al gusto, en un vaso. En mi caso poca, puesto que no soy golosa y además el café lo suelo tomar sin azúcar. Hay que tener en cuenta que la leche condensada es muy azucarada, pero si sois muy golosos podéis doblar la dosis .

Leche condensada.



6.- Verteremos sobre la leche condensada una parte de café especiado y añadiremos 3 o 4 cubitos de hielo.






7.- Por último, verteremos un poco de espuma de café y espolvorearemos un poco de canela en polvo como broche final.


Canela en polvo.

¡Que os aproveche!

*

2 comentarios:

El Caldero de Nimue dijo...

¡Cubitos de café! Me ha encantado la idea. Y esa preparación final...¡qué pinta tan cremosa y deliciosa!

BuenasMigas. dijo...

Muchas gracias Nimue!