sábado, 9 de agosto de 2014

CEBOLLA CARAMELIZADA


Las cebollas caramelizadas añaden a nuestros platos un toque ligeramente dulce, picante y salado que 'atrapa'. 

Las posibilidades son infinitas, combinan de maravilla con ensaladas, verduras, carnes, pescados, pizzas, pasta, canapés, sandwiches de todas clases, tarteletas tipo quiches... etc. Es el comodín perfecto para todo.

Así la hago yo:

Ingredientes: 3 cebollas medianas / 1 nuez de mantequilla / 3 cucharadas soperas de aceite de oliva / 5 cucharadas soperas de vino o vinagre / 1 cucharadita de azúcar blanco o azúcar moreno de caña o miel / ½ cucharadita de sal / ¼ cucharadita de pimienta.

Recuerda que..
· Se puede caramelizar cualquier tipo de cebolla (blanca, morada, roja, etc.) Algunas caramelizan más rápido que otras de acuerdo con su contenido de azúcar. 
· Se puede añadir cualquier clase de vino (blanco o negro, seco o dulce) mosto (sin alcohol) o vinagres varios (de Jerez, de manzana, de frambuesa, de Módena, etc.) 

Elaboración:

1.- Cortaremos  las cebollas por la mitad de arriba a abajo y las pelaremos. Así, o como tengamos costumbre. Colocaremos la mitad, el lado plano hacia abajo, sobre una tabla de cortar limpia y las cortaremos en semicírculos o 'medias lunas'. El grosor de corte no es muy importante, pero debemos saber que si se corta más fina, se cocinará más rápidamente. Si preferimos el aspecto y la consistencia más 'gruesa' cortaremos las rodajas más gruesas, lo único indispensable es que sean del mismo grosor para una cocción uniforme.




2.- Calentaremos la mantequilla junto con el aceite en una sartén, inicialmente a fuego medio. Una vez que las grasas se empiezan a calentar, echaremos la cebolla cortada. 




3.- Revolvemos hasta que la cebolla quede bien engrasada y mantendremos la sartén con el 'fuego medio', removiendo a menudo, durante los primeros 10 minutos.



4.- Una vez bien rehogada la cebolla, pondremos el fuego 'medio - bajo' durante aproximadamente otros 15 o 20 minutos o hasta que la cebolla se ablande y tenga un aspecto translúcido algo oscuro; esto es lo que los expertos llaman 'reacción Maillard' o lo que yo entiendo (corregirme si me equivoco) como una reacción química de los alimentos cocinados a mas de 100º en el fuego, parrilla u horno, pero no 'hervidos ni guisados', algo así como una manera de potenciar los sabores de ciertos alimentos. 



5.- En este punto 'desglasamos' con el vino o el vinagre, salpimentamos, removemos para mezclar aromas, añadimos seguidamente la cucharadita de azúcar o miel y dejaremos que el conjunto se cocine a fuego muy lento durante otros 12 o 15 minutos más. Listo. 

Recomendación: Si vemos que la cebolla se 'engancha' a la sartén, deberemos bajar el fuego, remover más a menudo e ir añadiendo poco a poco algunas cucharadas de agua o caldo; estas se evaporarán y podremos continuar con el proceso.



La cebolla caramelizada se puede preparar con antelación, se sirve a temperatura ambiente y se conserva en un recipiente hermético durante unas dos semanas o quizás más, pero siempre en el frigorífico.


Bon profit!


" ... Estrella de los pobres,
hada madrina
envuelta
en delicado
papel, sales del suelo,
eterna, intacta, pura
como semilla de astro,
y al cortarte
el cuchillo en la cocina
sube la única lágrima
sin pena... "

(Neruda)



jueves, 31 de julio de 2014

CRÊPS RELLENOS DE CHOCOLATE Y PLÁTANO


Tras varias semanas sin alimentar este blog...  casi he olvidado como publicar un post... y hasta diría que tengo mariposas en el estómago, como la primera vez... Qué cosas ¡Ay...!

Vuelvo a la palestra con una receta dulce y un tanto calórica, todo hay que decirlo pero no vamos a contar calorías ya que nos hemos aprendido de memoria aquello de que hay comer con moderación para poder comer de todo en su justa medida. ¿No? Otra cosa es que nos cueste controlar todo el tiempo nuestros impulsos y deseos, ah... eso ya sería otro tema. Siempre es mejor intentar no perder el control para no caer en contradicción.  ツ

De momento, hago un avance de los ingredientes protagonistas con los que he hecho unos súper crêps. Mirar...

Aquí los huevos de 'gallina feliz' gentileza d'en Salva.




Unos plátanos de Canarias, de la frutería de mi barrio... con sus 'pintitas o lunarillos' ...

Recordemos que esta fruta está llena de virtudes, es rica en proteínas, fibra, fósforo, hierro y vitaminas y minerales, entre otras muchas.



Y aquí la crema de cacao de un supermercado local...



... junto con otros ingredientes que ahora os voy a contar... y que dieron para hacer todos estos crêps.


LA RECETA

Ingredientes (para 6 u 8 crêps)
Masa: 2 huevos / 2 tazas de harina / 2 tazas de leche / 2 cucharadas de mantequilla derretida o aceite.
Relleno: Crema de cacao al gusto tipo Nutella, Nocilla u otra marca genérica / ½ plátano por cada crêp.

Elaboración:
1.- Primeramente batimos los 2 huevos en un bol amplio.




2.- Seguidamente añadimos las 2 tazas de harina.


Removemos...




3.- Incorporamos las dos tazas de leche, poco a poco.


Procurando no dejar grumos.



4.- Añadimos 2 cucharadas de mantequilla derretida o aceite, para que la masa nos quede más maleable...



Removemos hasta que todo esté integrado o nos quede una textura parecida a esta, 'ni muy líquida ni muy espesa'. En el caso de que queden 'grumos', lo arreglaríamos pasando la masa por un colador.



5.- Engrasaremos una sartén antiadherente de unos 26 cm. aprox. frotando una pequeña porción de mantequilla o esparciendo unas gotas de aceite. Verteremos un cazo sopero de la masa líquida sobre la sartén (o crepera) caliente, ladeando la misma para distribuirla bien...



Y después de un minuto o dos (dependiendo de la intensidad del fuego que hayamos puesto) levantaremos los bordes con cuidado y le daremos la vuelta.



6.- Seguidamente untamos la mitad del crêp (no entero, para que no quede demasiado empalagoso) con dos cucharadas de crema de cacao, desde los bordes hasta el centro.




7.- A continuación pondremos medio plátano cortado...



... sobre la crema de cacao.



8.- Doblamos el crêp en forma de pañuelo...




y decoramos con un poco de chocolate líquido, azúcar glas... y/o nata montada de acompañamiento, si queremos.


Recuerda que...
· Puedes hacer la masa fácilmente con cualquier robot, batidor o brazo eléctrico, poniendo de golpe todos los ingredientes que indico para la misma.
· La masa puede hacerse con antelación y se  conserva 2 o 3 días bien tapada en el frigorífico. Una vez hechos los crêps se pueden congelar.
· Con la receta básica puedes hacer otros rellenos, dulces o salados.

Sugerencias dulces: Azúcar y limón / Azúcar y canela / Dulce de leche y nueces / Mermeladas al gusto / Nutella y nata...

Sugerencias saladas: Sobrasada y queso / Jamón serrano y queso brie / Queso blanco de untar y salmón ahumado / Jamón cocido y queso de Roquefort / Cebolla caramelizada y foie...
... imaginación al poder.

¡Felices crêpes!

. ¸ .✫*¨*.¸¸.✶ 

(( Esta es mi contribución al HEMC#62 organizado por  www.lebonvivant.net ))

  hemc #62 - El plátano.

domingo, 4 de mayo de 2014

MORRO FRITO EN SU PROPIA GRASA


Hoy traigo una tapita de morro de cerdo, ideal para tomar con un vermouth y disfrutar del solecito de primavera en una terraza. 

Aunque no lo parezca, una buena fritura de morro, 'tiene su ciencia'. El morro o careta es una parte del cerdo bastante gelatinosa por eso al freírlo en aceite 'salta' como un demonio; otro de los inconvenientes que tiene es que hay que hacerlo en tandas pequeñas para evitar que los trozos se peguen entre si y, sobre todo, hay que saber encontrar el punto correcto, ni poco hecho porque no estaría crujiente, ni demasiado para evitar que quede duro como una roca. No es fácil encontrar el punto, pero hay que reconocer que si está 'bien frito' es una delicia. 

La propuesta de hoy es hacer el morro en casa, en su propia grasa, sin nada de aceite y sin freírlo ¿como? Pues poniéndolo tal cual, en una sartén antiadherente (o en el horno) hasta que esté tostadito y crujiente. Sin más. 

LA RECETA

Compraremos un paquete de morro de cerdo cocido envasado al vacío, pero si alguien prefiere comprarlo crudo en la carnicería, no hay problema, en tal caso habría que hervirlo antes durante una hora y media para ablandarlo. Nosotros no nos vamos a complicar, pues en cualquier supermercado lo encontramos envasado al vacío, ya limpio, cortado y cocido.





Ponemos el morro de cerdo en una sartén antiadherente (también se puede hacer en el horno) sin nada de aceite y dejaremos que se haga en la propia grasa que irá soltando, durante 15 - 20 minutos o hasta que esté dorado y crujiente. Hay que tener cuidado pues algún que otro trozo saltará igual que las 'palomitas'' :)




... le pondremos un poquito de sal antes de servirlo, y listo.


Aquí el vermouth. ¡Feliz domingo!


Otra sugerencia, por si un día os apetece:
→ Receta de morro estofado con patatas


Bon Profit!


domingo, 27 de abril de 2014

ARROZ CON BUTIFARRA, SETAS Y TRIGUEROS


Es tiempo de espárragos trigueros. 


Como sabréis, los espárragos trigueros o silvestres son mucho más delgados y espigados que los de supermercado pero tienen un sabor muy intenso. Mis amigos Lola y Miki suelen traerme, cuando es temporada, algún que otro manojo de sus 'excursiones campestres'. Con los que veis en la foto hice un arrocito, rico, 'rico', ya veréis...

LA RECETA

Ingredientes (para 4-5 personas): 250 gr. de espárragos trigueros (1 manojo) / 250 gr. de butifarra cruda  / 200 gr. de panceta fresca de cerdo (2 lonchas gruesas) / 250 gr. de butifarra negra (embutido) / 200 gr. de cebolla (1 mediana) / 250 gr. de gírgolas (o surtido de setas de temporada, frescas o congeladas) / 350 gr. de arroz bomba (1 taza y media) / 1 litro de caldo vegetal o de pollo, casero o comercial. // Condimentos: 1 c.p. de sal / ½ c.p. pimienta / 2 c.p. de pimentón / pizca de azafrán (en hebra o en polvo)
Para el caldo casero: vegetales al gusto / Aprovechamiento de la parte dura o base del manojo de espárragos / carcasa de pollo (opcional) / hatillo de hierbas o bouquet garní.

Elaboración:

1.- En nuestro caso, haremos un caldo vegetal con lo que se tenga por casa: zanahoria, nabo, rama de apio, trozo de col, hatillo de hierbas (laurel, tomillo, etc.) y añadiremos también la base o parte dura y leñosa del manojo de espárragos. 
(Opcionalmente se puede añadir un par de carcasas de pollo, o poner otras verduras, sin complicarnos mucho, como las que traen esas bandejitas de porexpan que ya vienen preparadas para hacer caldo) 


Ponemos todos los ingredientes en una olla y cubrimos de agua (2 litros aprox.) preferentemente que no sobrepase más de 2 dedos por encimade los ingredientes. Añadimos 2 cucharadas de aceite de oliva. Cuando la olla empiece a hervir, retiraremos la espuma que vaya generando (reacción natural de todos los caldos) con una espumadera. Dejaremos que hierva unos 40 minutos a fuego moderado y le pondremos una cucharadita de sal al final.


Acabado el tiempo tendrá este aspecto.



2.- Mientras tanto cortamos los vegetales que vayamos a utilizar para el arroz:

La cebolla...


Los trigueros...

Las gírgolas...



Las gírgolas, por suerte,  las encontramos en los mercados durante todo el año, al igual que los champiñones, Son una muy buena opción mientras esperamos 'en candeletas' la temporada de 'rovellons'.



Aquí la panceta fresca y la butifarra cruda.



Y aquí la butifarra negra, de dos clases, una gruesa y otra más delgada, aprovechando dos pequeños trozos que me quedó, de hacer unas habas y un trinxat de col. La butifarra negra que utilizamos para este tipo de elaboraciones es muy gelatinosa, no hay que confundirla con la morcilla, mirar:


Y con todo a punto, comenzamos a hacer nuestro arroz.



3.- En una cazuela con ½ tacita de aceite de oliva  ponemos a dorar la panceta y la butifarra durante unos 7-8 minutos (la carne de cerdo siempre tiene que quedar muy bien dorada, el tiempo que he puesto es aproximado, pero puede que precise un poco más) a continuación añadiremos la cebolla y la dejaremos pochar junto a la panceta y la butifarra durante unos 8 o 10 minutos a fuego moderado, o hasta que esté blanda.




4.- Entran en escena las setas y los espárragos, que rehogaremos durante no más de 3 o 4 minutos solamente, ya que luego se terminarán de hacer con el arroz.



5.- Añadimos 2 cucharaditas de pimentón y le damos un par de vueltas rápidas, sin entretenernos, pues ya sabéis que si el pimentón se quema, amargará... y no es plan. :)



Utilizaremos un arroz bomba porque absorbe estupendamente todos los sabores y es más resistente que el de grano redondo normal.



6.- Incorporamos el arroz, lo rehogamos un minuto...


... y vertemos el caldo.

Las proporciones de caldo, como siempre, son :
Para el arroz bomba: 3 tazas de caldo por cada taza de arroz.
Para el arroz de grano redondo normal: 2 tazas de caldo por cada taza de arroz.

En nuestro caso, como hemos puesto una taza y media de arroz bomba y esta variedad absorbe más líquido, pondremos 1 litro de caldo. Añadimos una cucharadita de sal, algo de pimienta y una pizca de azafrán (si es que decidimos ponerlo).



El tiempo máximo será de 20 minutos, distribuidos así:
5 minutos a fuego alto + 10 a fuego moderado + otros 5 de reposo fuera del fuego.



7.- Mientras nuestro arroz 'reposa', pasamos brevemente por la sartén la butifarra negra, apenas unos segundos para evitar que se deshaga y no pierda esa gelatina tan agradable que casi se pega en los labios...

Finalmente pondremos la butifarra negra sobre el arroz justo antes de servirlo y listo.


Viva la primavera. Ñam!


Bon Profit!

¨‘°ºOOº°‘¨