domingo, 20 de diciembre de 2009

BONES FESTES / FELICES FIESTAS

Las comidas, las cenas de empresa y los extras diversos se suceden en estos días sin cesar. Está claro que por más crisis que haya, los placeres de la buena mesa se van a mantener como siempre, y las mesas se seguirán llenando de manjares para cumplir con la tradición.

Hoy no traigo receta, pero como últimamente me he aficionado a la fruta exótica, os propongo acompañar los turrones, polvorones, barquillos, chocolates y dulces diversos, con ella.

Maracuyá o frutas de la pasión, Kumquat o naranjas miniatura (yo me como hasta la piel) lichis, tamarindo, carambola, phisalis... Derroche de vitamina C y toque ácido que se agradece después de una comida copiosa.


y también cerezas, porque no puede faltar el toque rojo.

Me encanta el punto ácido de la fruta exótica acompañando el dulce.


La fiesta ya ha empezado.




Este blog os desea…


BONES FESTES / FELICES FIESTAS

miércoles, 9 de diciembre de 2009

IRVING PENN, MI CÁMARA Y PAUSA

Este blog se toma una pausa hasta finales de enero. No es por vacaciones (ya me gustaría) ni por cierre, ni porque se me hayan quitado las ganas de cocinar, que va, simplemente me tengo que concentrar en otras cosas. Además casi no voy a tener tiempo de cocinar, cosa que voy a echar de menos, como también echaré de menos a los que a menudo os pasáis aquí y comentáis. A veces no queda otro remedio que priorizar, por eso tengo que hacer este paréntesis.

Quiero aprovechar y comentar algo sobre mis fotos y mi cámara. Tengo que decir que no soy ninguna experta en fotografía, solo soy aunque no lo parezca, una espontánea sin nociones en el tema. Me compré la cámara que muestro, el día que decidí tener mis recetas ordenadas en este blog de Internet, hace casi un año y medio, pero nunca antes me había interesado la fotografía. No tengo explicación, simplemente la foto surge sin más, únicamente trato de encontrar un ángulo mágico y siempre, ‘siempre’ está, solo hay que buscarlo.


Esta mi Lumix Panasonic DMC-FS3. Tal vez ya esté desfasada, pero yo no tengo ninguna intención de renovármela, no vaya a ser que haya salido de la lámpara mágica de Aladino, o algo por el estilo :o)
Donde pongo el ojo pongo la cámara ¿o es al revés?

Mi familia me anima a que aprenda fotografía, quizá más adelante lo haga, pero antes que saber captar una foto bonita, lo que más me interesaría es aprender a plasmar las sensaciones, como lo hacía Irving Penn en estas fantásticas fotografías.
(Fotografías de Irving Penn, sacadas de Internet)




Grande Irving Penn. Yo quiero ser como él.


Os dejo con 144 recetas y un montón de fotos. Aunque todavía no he empezado con los arroces de aquí, hechos en cazuela y mucho más oscuros que en el levante. Me falta por hacer aún muchas recetas de ‘mar y montaña’ que tanto me gustan. Y  no me he metido en serio con la cocina catalana ancestral, ni con los pucheros de mi familia. Por eso este blog tiene cuerda para rato. Ya veréis cuando vuelva...

Mil gracias a todos los que os pasáis por aquí, y hasta pronto.



jueves, 3 de diciembre de 2009

CARXOFES A LA MONTILLANA AMB CLOÏSSES / ALCACHOFAS A LA MONTILLANA CON ALMEJAS

Las alcachofas a la Montillana son típicas por el sur y están deliciosas. El vino amontillado le da mucha magia a este plato. Tradicionalmente suele llevar una ramita de hierbabuena y unas hebras de azafrán que yo no he puesto porque el tiesto de la menta me lo encontré seco y el azafrán se me acabó. ¡Que coraje dan estas cosas! Pero le he puesto unas almejas, y con ellas tal vez se parecerá más a un plato navarro, por lo que al final puede decirse que mis alcachofas al Montilla-Moriles del Sur, también tienen un 'guiño' del Norte, como diría uno que yo me se ;o)

LA RECETA

Ingredientes:
(Para 6 personas)

10 alcachofas
400 gr. de almejas
1 copa de vino Montilla Moriles
1 cebolla
3 dientes de ajo
800 gr. de caldo de verduras, de pollo o fumet. O bien agua con una pastilla de caldo concentrado, aunque no es lo mismo, pero bueno.
70 gr. aprox. de jamón cortado a tiras
Un poco de harina
Aceite de oliva
Sal y pimienta

Para blanquear las alcachofas:
1 limón
2 cucharadas soperas de harina


Elaboración:
1.- Arreglamos las alcachofas. Cortamos el tallo y quitamos las pencas mas duras hasta llegar al corazón. También le quitamos, con cuidado, la pelusilla del centro si la tuviese. Enseguida las rociamos con limón para que no ennegrezcan y reservamos.
2.- Ponemos las alcachofas enteras en una olla con el agua suficiente que las cubra, junto con el zumo de medio limón, un pellizco de sal y dos cucharadas de harina. Cuando el agua hierva, contamos unos cinco o siete minutos, depende del tamaño que tengan. Hay que procurar no cocerlas demasiado, ya se acabarán de hacer luego en la cazuela.
3.- En otra olla ponemos las almejas sin nada de agua ni aceite. Únicamente . Tapamos bien y elevamos el fuego al máximo un par o tres de minutos o hasta que se abran. Apartamos, colamos el agua de mar que hayan soltado para evitar restos de arena, y reservamos.
4.- Pelamos la cebolla y la cortamos a medias lunas. Hacemos lo mismo con los ajos y los cortamos a láminas. Reservamos.
5.- Cortamos las alcachofas a cuartos y las pasamos por un poco de harina. Hay que procurar que no queden demasiado impregnadas de harina para que luego la salsa no espese demasiado.
6.- En una cazuela amplia ponemos la medida de una tacita y media de las de café de aceite de oliva, y freímos a fuego lento la cebolla y los ajos durante unos ocho minutos o hasta que éstos empiecen a tomar un poco de color. En ese momento, elevamos el fuego y añadimos las alcachofas. Rehogamos durante unos tres minutos, le echamos el vino, esperamos un minuto y a continuación las cubrimos escasamente con caldo. Yo le puse una taza del agua de mar que soltaron las almejas y dos tazas y media de caldo. Cuando arranca el hervor, bajamos el fuego para que se acaben de hacer a fuego lento unos diez minutos aproximadamente.
7.- En una sartén aparte, con un poco de aceite de oliva, ponemos las tiras de jamón durante unos tres minutos o hasta que estén ligeramente crujientes. Cuando falten dos o tres minutos para retirar la cazuela del fuego, añadimos las almejas y el jamón. Le damos un par de vueltas para que se mezclen los sabores y listo.

LA FOTO

Las alcachofas.
A partir de ahora que empieza la temporada, serán más primorosas. Estas no son muy bonitas, pero bueno.

La cazuela con cebolla y ajos.

Hay que espolvorearlas con un poco de harina.

El jamón es el toque de color.

La cazuela en pleno chup-chup... (huele que alimenta).
Y el emplatado.


Bon profit!


.