lunes, 7 de febrero de 2011

SOPA DE ALMEJAS, TROMPETAS NEGRAS Y JUDÍAS DEL GANXET

Una sopita para combatir los rigores del frío, para alegrar un día lluvioso, para las ocasiones especiales, para reconfortar el alma o para chuparse los dedos.

LA RECETA

Fuente: Santi Santamaria - Magazine de La Vanguardia.
En las fotos de más abajo, amplío detalles con mi interpretación. He sido bastante fiel a la receta original, que transcribo aquí textualmente:
Ingredientes para cuatro personas: 20 almejas finas grandes de Carril / 2 escalonias picadas / 1 puerro cortado a tiras / 12 trompetas de la muerte / 8 c/s de vino blanco / 4 c/s de alubias del ganxet cocidas (yo le he puesto 8) / ¾ litro de caldo de verduras / Sal.

Elaboración:
Abrir las almejas crudas y sacarlas de la concha. Reservar el agua que contengan.
En una cazuela, sofreír las escalonias picadas y mojarlas con el vino blanco. Dejar evaporar y añadir el caldo de verduras y el agua de las almejas. Reducir y agregar el puerro, las trompetas, cortadas en juliana, y las alubias. Dejar que hierva todo diez minutos e incorporar en el último momento las almejas sin la concha. Rectificar de sal y servir.

La Recapitulación:


Necesitaremos un caldo vegetal, para hacerlo simplemente hay que verter aproximadamente un litro y medio de agua en una olla, o la suficiente hasta cubrir los vegetales escogidos; yo le he puesto los que traía una bandejita de porexpan que ya viene preparada para hacer caldo, con zanahoria, puerro, apio, nabo y un trozo de col; a veces trae calabaza... Lavar y poner todas las verduras de la bandeja y añadir alguna más de nuestra despensa como patata, cebolla, unos champiñones, un calabacín, pimiento... además de alguna hierba aromática y especias... un par de hojas de laurel, unos granos de pimienta, una ramita de tomillo, perejil, etc... dejar que hierba 45 minutos y ya lo tendremos. Nos tiene que quedar ¾ de litro de caldo aprox. para que salgan 4 platos de sopa.

La almejas se deben poner en una cazuela a fuego vivo hasta que se abran completamente. No necesitan nada. El agua que suelten la añadiremos más tarde a la sopa.

Se sacan de sus conchas y se reservan.


La trompeta negra o ‘trompeta de la muerte’ es una seta muy gustosa y aromática. No las encontré frescas en el mercado, aproveché éstas secas que tenía por casa. En este caso es necesario de ponerlas media hora en agua caliente para hidratarlas.

Además de las trompetas negras, también se necesitan unas judías del ganxet cocidas, dos o tres escalonias y la parte blanca de un puerro cortado a tiras finas.

En una cazuela con 4 o 5 cucharadas soperas de aceite se sofríe la escalonia troceada, pasados unos minutos se le añade las 8 cucharadas soperas de vino, se deja que evapore el alcohol un par de minutos...

... y se le pone el caldo de verduras junto con el agua que hayan soltado las almejas. Se deja que hierva unos 10 minutos ...

Por último se le añade el puerro, las trompetas y las alubias del ganxet lavadas y escurridas. Se deja que todo hierva durante otros 10 o 15 minutos más y se incorporan en el último momento las almejas sin la concha. Probar, rectificar de sal y servir...




Bon Profit!





Beth Rodergas - Tots els Botons

4 comentarios:

Carlos Dube dijo...

Esta receta viene a corroborar que eres un referente en la cocina para muchos de nosotros, ya sabes que a mí me encantan tus recetas, desde las más clásicas hasta tus improvisaciones, y también las recetas que nos traes de tus autores favoritos. Nos encanta tu cocina, en definitiva ;)

Esta queda anotada porque me parece espectacular.

Un saludo.

BuenasMigas. dijo...

Caray... Muchas gracias Carlos!!!

Sabes, hace poco estuve en Can Fabas y desde entonces me ha dado muy fuerte con este cocinero, si antes lo admiraba ahora más.
Un abrazo.

El Oteador de los Mercados dijo...

Que plato tan extraordinario, me ha dejado boquiabierto por su elaboración, por sus ingredientes y por el resultado. Una auténtica maravilla, felicidades

BuenasMigas. dijo...

Oteador. Sorprende el resultado a pesar de la sencillez en la elaboración y de los ingredientes tan básicos y cotidianos. Creo que en eso radica la grandeza. Santi Santamaria tiene muchos platos así.
Un abrazo.