lunes, 9 de julio de 2012

HIGADITOS DE POLLO ENCEBOLLADOS


El hígado de pollo aporta gran cantidad de proteínas y minerales a nuestro organismo. Es rico en vitamina A, K, B12 y B9 pero hay que tener cuidado ya que es bastante graso y un excesivo consumo en personas adultas puede ser una fuente de colesterol.

LA RECETA

Ingredientes (para 2 o 3 personas): 450 gr. de hígados de pollo / 1 cebolla grande / ½ taza de vino blanco / ½ taza de agua o caldo / Aceite de oliva / Sal, pimienta / perejil u orégano (opcional).

Sugerencias: El vino puede ser blanco o tinto. Si utilizamos vinos de graduación alta (Montilla Moriles, Oporto, etc) o coñac, reducir la cantidad a 1/4 de taza.
Se puede combinar con corazones y/o riñoncitos de conejo cortados por la mitad. 

Elaboración:
1.- Primeramente limpiaremos los hígaditos de pollo con la ayuda de unas tijeras de cocina. Cortaremos las telillas de grasa y revisaremos que no quede ninguna mancha verde por el contacto con la hiel; si la hay conviene recortar ese trozo para evitar de que el hígado amargue. Una vez limpios, cortaremos los lóbulos en dos partes.
2.- Pelaremos y cortaremos la cebolla a medias lunas.
3.- En una cazuela o sartén, pondremos 5 cucharadas soperas de aceite de oliva y pocharemos la cebolla a fuego medio - bajo. Pasados 10  - 12 minutos aprox., incorporaremos los higaditos, elevaremos un poco el fuego para dorarlos (4 - 5 minutos aprox.), añadiremos el vino y cuando el alcohol se haya evaporado ( 3 minutos) verteremos el caldo o agua. Salpimentamos. Bajaremos de nuevo el fuego y dejaremos que los líquidos se reduzcan a la mitad (entre 10 y 15 minutos aprox.)
4.- Servimos y espolvoreamos un poco de perejil seco u orégano en el último momento.

•*´¨`*•.¸¸.•*´¨`*•.¸¸.•*´¨`*•.¸¸.•*´¨`*•.¸¸.•

Recapitulemos:

Normalmente los higaditos de pollo ya vienen limpios de hiel cuando los compramos, pero nunca está de más repasarlos.



La cebolla cocida es calmante de la mucosa digestiva y reduce los efectos perjudiciales de las comidas muy ricas en grasas. Además es depurativa y diurética entre otras muchas bondades.


Primeramente se sofríe la cebolla...



después se incorporan los higaditos y se les da unas vueltas hasta que se doren.



Se añade el vino, después el agua o el caldo... y se deja reducir.


Es un plato sabroso, barato, práctico, fácil de elaborar y además se puede preparar con antelación ¿Qué más se puede pedir?



Bon Profit!
•*´¨`*•

(Sonando: Miguel Poveda & Toni Zenet con José Taboada a la guitarra - 'Soñar contigo')

10 comentarios:

Carlos Dube dijo...

Recuerdo que cuando me fui de casa de mis padres, en las primeras semanas y en plena mudanza, cuando íbamos a ver a mi madre ella nos sorprendía casi siempre con uno de estos platos, patatas all i oli, boquerones en vinagre, tortilla de bacalao, manitas guisadas o higaditos encebollados, y bueno, con el descontrol que había al principio te podrás imaginar que esto para mí era mano de santo. Qué grandes son las madres...

Pues éste es un plato impresionante desde todos los puntos de vista, qué te voy a contar que no sepas, sencillo, super nutritivo y sabrosísimo. Armados de pan y sentados en mesa con un poquito vino, uno puede decir que es feliz...

Un saludo,

BuenasMigas. dijo...

Carlos. Ay nuestras mamis... ¡cómo nos entienden!

La felicidad puede ser un platillo de higaditos encebollados, coincido contigo. ¡Tú si que sabes! :o)

Teresa dijo...

Que tiempo que no los como, los hacía siempre mi madre y es de esos platos que me saben más cuando los hace ella!!
Esa foto humeante me ha dado un hambre que te mueres!!
Deliciosos!!
Besosss

BuenasMigas. dijo...

Hola Teresa, es verdad, a nuestras madres no hay Dios que las iguale ¿y eso por qué será?

En cuanto a la foto de la cazuela... casi me quedo sin salsita por querer captar la foto humeante, aysh... en mi cocina, tengo que adaptarme a una franja horaria de luz para captar el humo. A veces corro como una loca para que no se me pase la hora y poder capturar ese momento mágico.

Abrazos.

Albert dijo...

Ayer precisamente los hice (de cordero) para cenar !!!

BuenasMigas. dijo...

Ui que bo Albert; espero veure la teva recepta ben aviat, doncs! :o)

josé antonio dijo...

Nunca los he hecho encebollados, los recuerdo con patatas. Así seguro que están mucho más sabrosos.

Anna te invito al tercer cumple de conpanypostre. Hacemos un sorteo, por si te apetece. Un besote.

BuenasMigas. dijo...

josé antonio. Claro! eso está hecho. Gracias por avisarme.

elosoconbotas dijo...

¡¡Que rico por favor!! y pensar que hay mucha gente que no los puede ni ver. Eso sí, se los salteas con un poco de brandy y mantequilla, los trituras y lo enfrías y todos tan finos comiendo paté :)

Me encanta ver estas recetas, sencillas y con los sabores de toda la vida.

BuenasMigas. dijo...

Elosoconbotas. Tienes toda la razón del mundo, yo también me pregunto por qué los patés gustan y los hígados no, si son lo mismo. En fin...

Mil gracias por tu comentario, un placer.