martes, 5 de mayo de 2009

SELVA NEGRA

Selva Negra, además de ser un bonito paraje natural de Alemania, es también una famosa tarta del mismo nombre. Me perdí, no por el bello paraje alemán sino entre un mar de recetas de selvas negras de internet, muy dispares, por eso, la mía no creo que desentone demasiado, total, una más disparatada entre tantas, no se notará mucho. En esencia es un bizcocho de chocolate con relleno de nata y cerezas, a partir de ahí, según he podido ver en la red, imaginación al poder.

No esperéis nada del otro mundo con esta receta, soy poco repostera y es una de mis asignaturas pendientes, aunque de vez en cuando me apetece algo así, al fin y al cabo a nadie le amarga un dulce, verdad…

Me entrego a esta tarta después de más de medio mes sin apenas cocinar nada serio, toda una eternidad para una loca de la cocina como yo.


LA RECETA

Para el almíbar:
750 gr. de cerezas
12 cucharadas soperas de agua
8 cucharadas soperas de azúcar
8 cucharadas soperas de kirss (licor de cerezas) o coñac
2 clavos de especia (opcional)
1 rama pequeña de canela

Para cubrir la tarta:
150 gr. de chocolate con un 50% de cacao en adelante (yo lo he hecho con 'Nestlé postres')
750 gr. de nata líquida para montar, o ya montada

Masa rápida para el bizcocho de chocolate:
4 huevos
1 yogur natural
1 medida de yogur de aceite de girasol
2 medidas de yogur de azúcar
3 medidas de yogur de harina
1 sobre de levadura química tipo Royal (16 gr.)
10 cucharadas soperas de cacao en polvo o chocolate rallado (75 gr. aprox.)


Elaboración:

Necesitamos unas cerezas como estas.

Deshuesamos las cerezas menos una docena de ellas que usaremos para decorar la tarta.

En una cacerola ponemos los ingredientes del almíbar, pero sin las cerezas, solamente líquidos y especias. Dejamos hervir seis o siete minutos a fuego medio, luego le incorporamos las cerezas, todas ellas, las enteras y las deshuesadas. Hervimos el conjunto otros seis minutos a fuego medio-bajo,  lo apartamos y dejamos que se enfríe completamente.

Rallamos el mismo chocolate que vamos a utilizar para decorar el bizcocho. 75 gr. aproximadamente.

La elaboración de la masa del bizcocho es muy sencilla, en un recipiente amplio mezclamos primeramente el azúcar y los huevos con el batidor o el turmix, luego añadimos el resto de ingredientes y lo trabajamos nuevamente con el turmix durante un par de minutos más o menos.

Dejamos que la masa repose diez minutos y la horneamos en un molde de unos 20 cm. de diámetro previamente engrasado. 180º de media a tres cuartos de hora, dependiendo de la fuerza que tenga el horno. Para saber si está listo, lo pinchamos en el centro con un cuchillo hasta que salga completamente seco, en ese punto ya estará y dejamos enfriar completamente para que al manipular la tarta no se rompa.

Montamos la nata con el turmix y un par o tres de cucharadas de azúcar, dependiendo de lo golosos que seamos; y armamos la tarta así: Le hacemos dos cortes horizontales al bizcocho, pintamos ambas caras con el almíbar que hemos hecho antes, le distribuimos la nata montada, acomodamos encima las cerezas deshuesadas, tapamos con una parte del bizcocho y de nuevo hacemos otra capa igual en el mismo orden: almíbar, nata y cerezas. Volvemos a tapar y embadurnamos de nata toda la tarta.

Con la ayuda de un pelador o cuchillo, hacemos virutas de chocolate, así:

Espolvoreamos las virutas de chocolate por todas las partes del pastel incluyendo laterales. Por último, decoramos con unas cuantas cerezas enteras confitadas.

Aunque parezca elaborada, es una tarta fácil y resultona.

Si la tentación es demasiado dura.... es mejor dejarse llevar  :)

Bon profit!

8 comentarios:

Carlos Dube dijo...

Pues menos mal que no tienes mano en la repostería, que si no!!... A mi me parece que te salió maravillosa, todo casero y con un bizcocho express que me ha gustado mucho. El montaje es sencillo pero como tú dices, muy resultón!. Nunca lo hemos intentado, e igual algún día nos animamos.

Clásica de entre las clásicas, recuerdo que muchas veces me la pedía para mi cumpleaños cuando era un chaval, pero ahora ya sabrás que todo ha cambiado mucho y aunque es una tarta atemporal, tiene ahora mucha competencia.

Un saludo.

Begoña dijo...

No soy muy amiga de los bizcochos, pero la verdad que la tarta te ha salido estupenda. En cualquier caso, me quedo con las cerezas...me encantan.
Un saludo, Begoña

Francina dijo...

Per no ser gaire repostera, aquest pastís té una pinta que encisa.... mmmmmmmm de bon grat t´en agafaría un trosset!!!!

Aquests dies s´et ha trobat a faltar i aquest retorn tan dolç ha sigut un regal!!!!

Un petonàs Anna!!!

La cuina vermella dijo...

Estimada, aquesta tarta és selvàtica i salvatge, apta per començar l'estiu feliç però amb dos kilos de més.
T'ha quedat de cine.
Petons.

Silvia dijo...

Mmmmmmmmmmmmmm

Me gusta lo negro y en tartas ni te cuento.

Besos.

BuenasMigas. dijo...

Es chula, verdad? Parece complicada en apariencia, pero no lo es. Tiene muy buena planta pero es puro ‘golpe de efecto’ ideal para impresionar, a que sí! Me alegro que os haya gustado. :)

Un abrazo a todos: Carlos, Begoña, Francina, Cuina Vermella, Silvia... A todos, gracias por vuestros comentarios que me han hecho engordar un par de kilos, más que la tarta, seguro. jajaja

María Lunarillos dijo...

Desde luego que la tentación es dura. Qué maravilla de tarta. Felicidades.

BuenasMigas. dijo...

Guau! es todo un honor, María, viniendo de toda una artista como tú. Ya me has alegrado el día. Muchas gracias, maestra.