domingo, 1 de marzo de 2009

PA AMB VI / PAN CON VINO

Pan y sal ha sido alimento básico del hombre occidental durante milenios; luego se añadió el azúcar. El pan, la sal y el azúcar, o sea, hogaza de pan, porrón de vino y azúcar. Gradualmente se estaba haciendo la dieta de toda una especie. Generaciones anteriores a la nuestra tomaban para merendar, pan con aceite y azúcar y pan con vino y azúcar; el vino, por supuesto, era peleón, de la bota. Se tenía la creencia de que eso reforzaba el crecimiento. Hoy en día, si se nos ocurriera dar a nuestros hijos pan con vino, seguramente iríamos al cuartelillo de cabeza a pasar una temporadita entre rejas. Lo cierto es que antes, los niños quemaban las calorías, yendo en bicicleta, subiéndose a un árbol o riéndose a carcajada limpia con los colegas, cosas que un niño debería hacer por norma, siempre.

He querido experimentar con esta receta, lo que sería una merienda de antaño, acompañándola por hacerla más festiva, de algunas moras, frambuesas, helado y mermelada.


LA RECETA:

Ingredientes:

Un buen pan de pueblo
Vino de Jerez, dulce
Mermelada de frambuesas
Helado de yogur y moras del supermercado La Sirena
Moras
Frambuesas

Elaboración:

Simplemente mojamos el pan con el vino, sin que llegue a chorrear. Rebajamos un poco la mermelada con agua para hacerla mas líquida, ponemos en un bol varias cucharadas de mermelada y le añadimos dos cucharadas de agua por cada una de mermelada. Removemos. Emplatamos como se ve en las fotos. Para degustarlo tomamos un trozo de pan con vino, lo pasamos por la mermelada y por el helado e intentamos ensartar una mora o frambuesa por el camino. Que gran momento, Oh! ;)

LA FOTO:







Si os ha gustado esta receta y queréis hacer un pan con vino de máxima categoría, aquí tenéis esta receta sublime del cocinero Santi Santamaría, de la que yo he tomado como idea para hacer una versión simplificada, la que os he mostrado, pero la suya que es la original, es esta 'Pan, vino y moras con helado de miel'. Aparece en su blog que os convido a que visitéis; yo le tengo agregado ‘mis favoritos’ porque adoro lo que hace y es mi cocinero favorito; la cocina de este hombre la encuentro fascinante.

Y nada más, solo decir, que me encantó la combinación del pan y del vino y que repetí otro día, haciéndola más auténtica todavía, con vino tinto peleón y azúcar, como se hacían las meriendas de antaño. Me encantó.

Bon profit!

6 comentarios:

Dolorss dijo...

Anna, no hay que ir a las generaciones anterior, anda que no he merendado yo pan con aceite y azúcar...con vino muy poquitas.
Se hacía así para comer el pan que se había quedado un poco seco, de días atrás y te puedo asegurar que tanto con vino como con aceite estaba delicioso.
Un beso

BuenasMigas. dijo...

Hola Dolors! Yo también he comido cuando era pequeña pan con aceite y azúcar que me daba mi abuela, pero pan con vino y azúcar no, aunque sabía de ello, nunca antes lo había probado. Repetiré la experiencia más veces, seguro.

Un abrazo, Dolors.

Carlos Dube dijo...

Yo tampoco he comido pan con vino nunca, me ha parecido muy interesante. Aunque se que antiguamente era algo muy arraigado en muchas casas, sobre todo cuando eran tierras de uva, en la mía (y en la de mis ancestros) no recuerdo que sucediera (tengo que preguntarlo), y eso que en el pueblo de mi padre se hacía un vino de mezcla, es decir, servía para vender a otras cooperativas para dar cuerpo (se masticaba).

Yo estoy con Dolors, pan con aceite y azúcar, o más adelante con los mismo y polvo de colacao. No dudes que me quedaré con tu consejo por si un día cae (lo acompañaste muy bien).

Un día.

BuenasMigas. dijo...

Es verdad, tenía olvidado el pan con polvo de colacao, yo también lo he comido de pequeña. También polvo de colacao con pan y mantequilla, ¡que meriendas aquellas!

En cuanto al pan con vino, según tengo entendido, se le daba a los niños a partir de la adolescencia ¡antes no lo creo! ¿o si? Es que antes, también se estilaba darle a los niños una yema de huevo con azúcar y vino quina San Clemente, para reforzar.... o para qué seria....?????


Si alguien ha tenido estas experiencias y quiere comentarlas..... Me encantaría, esto es historia!


Carlos, por norma no, pero un día pruébalo. A mi se me pusieron los mofletes coloraos!! No es broma.

La cuina vermella dijo...

Doncs, la meva infantesa va ser de pa amb vi i sucre, des dels 5 anys... així estic de contenta i feliç! petons.

Maria Jose dijo...

Cuando era pequeña nos daban a mis hermanas y a mi gaseosa con vino tinto...no sabes lo identificada que me he sentido con lo que has escrito...ahora no se me ocurriria darselo a mis hijos...paradojas de la vida...una receta muy buena, con sabor de antes...besitos