martes, 27 de agosto de 2013

MERMELADA DE MORAS


Como casi todas las bayas o frutas del bosque, las moras tienen propiedades interesantes para nuestra salud. Estas pequeñas gominolas de verano, son gigantes en vitamina C, aporta 840 miligramos por cada 100 gr., una cantidad incluso mayor que la que contienen otros cítricos, es baja en calorías, rica en fibra, potasio y vitamina A. 

Las moras me retrotraen a mi infancia ¿quién no las ha cogido alguna vez? Un mes más tarde de haber recogido estas que veis, las zarzamoras silvestres de mi entorno continúan rebosantes. Las moras son muy delicadas, soportan mal el transporte, el calor y las manipulaciones, por eso, siempre que sea posible es mejor que nosotros mismos las cojamos. 

Se conservan en el frigorífico unos 3 días y se pueden congelar, para ello se colocan en una superficie plana sin lavar y sin que se toquen entre si para que evitar que se lleguen a congelar en bloque y una vez congeladas es cuando ya se pueden guardar todas juntas en un recipiente o en bolsas de congelación.

Existen infinidad de recetas en cuyos ingredientes entra la mora, un ejemplo de ello es esta mermelada. La preparación es sencilla, pero como 'cada maestrillo tiene su librillo'  la proporción que yo siempre pongo es el doble de fruta que de azúcar, después, perfumo la preparación con limón, clavo y canela y eso da como resultado una mermelada deliciosa.

Vais a ver como algo tan pequeño puede darnos grandes momentos de felicidad.  ツ



Flor de zarzamora


LA RECETA

Ingredientes (para obtener 700 gr. aprox. de mermelada):
1 kg. de moras  / ½ kg. de azúcar / ½ limón / 2 clavos de especia / 1 rama pequeña de canela.

Proporciones sin báscula: 
Por cada taza bien colmada de moras, debemos poner ½ taza de azúcar.


Elaboración:

Limpiamos las moras de los rabillos y pequeñas incrustaciones que puedan tener.


 Las pondremos en un escurridor de cocina y las lavaremos bajo abundante agua del grifo.




Ponemos las moras todavía húmedas y sin que estén demasiado escurridas, en una olla.

En este punto decidimos si utilizamos :
a) el brazo eléctrico para triturarlas, o b) cuchara de palo o tenedor para chafarlas pacientemente.

Aquí he optado por la segunda opción porque todo se puede hacer manualmente aunque hay que reconocer que el brazo eléctrico es bastante útil. Lo dejo a vuestra elección.

Añadimos el azúcar, los clavos de especia, la rama de canela, el zumo de medio limón y la piel lavada de éste, si queremos. Pero si utilizamos el brazo eléctrico hay que procurar triturar las moras solo 'un poco', no demasiado, dejando incluso algunas enteras; después de que las hayamos triturado a nuestro gusto es el momento de añadir la canela y la corteza de limón y no antes. Nosotros, en este caso optamos por la elaboración manual y lo haremos así... 




Revolvemos todo y veréis como enseguida las moras van soltando sus jugos.


Dejamos que hierva a fuego medio-alto los primeros 10 o 15 minutos, cuando veamos que ha alcanzado la ebullición bajamos de nuevo el fuego y dejamos que cueza 'sin tapar' de 45 minutos a 1 hora, siempre a fuego bajo pero sin que pare de burbujear. Durante ese tiempo iremos chafando las moras (si es que no las hemos triturado antes con el brazo eléctrico) con una cuchara o tenedor grande e iremos removiendo a menudo para que la mermelada no se nos pegue. 

Para comprobar si está hecha, ponemos una cucharadita sobre un plato, dejamos enfriar del todo, pasamos el dedo por en medio y si la mermelada se mantiene sin desparramarse ya estará, si no, la dejaremos cocer un poco más.

Las moras tienen muchas semillas, si os molestan podéis pasar la mermelada por un colador cuando todavía esté caliente.

Es importante controlar muy bien el fuego y los tiempos de cocción ya que si nos pasamos, la mermelada se solidificará y se convertirá en caramelo.


¿Cuanto tiempo dura la mermelada casera? 
En un envase o recipiente sin ningún tratamiento, dura varias semanas en el frigorífico. Envasada al vacío la mermelada casera puede durar un año (menos tiempo que la comercial)

Esterilizar envases:
Ponemos los envases de vidrio con sus respectivas tapas en una olla con el agua suficiente que los cubra y hervimos durante 15 minutos. Después los colocamos boca abajo para que escurran sobre un trapo limpio. 

Cómo envasar al vacío:
Vacío rápido. Llenar los envases 'esterilizados' cuando la mermelada esté muy caliente, limpiar los bordes de la cara exterior del envase preferentemente con alcohol, cerrar fuertemente la tapa, colocar el envase boca abajo y dejar que se enfríe completamente antes de guardarlos. Esta conserva puede durar varios meses en un sitio fresco y seco. Una vez abierto el envase guardar en el frigorífico y consumir antes de dos o tres semanas. 

Vacío al baño maría. Llenar los envases 'esterilizados' con la mermelada (en este caso da igual que esté templada o fría puesto que luego la vamos a hervir) Limpiar perfectamente los bordes de la cara exterior del envase, cerrar fuertemente la tapa, colocar los envases dentro de una olla, cubrir completamente de agua de manera que los botes queden sobrepasados dos dedos por encima. Cuando el agua haya arrancado a hervir, bajar el fuego y mantener un hervor lento y constante durante 25 minutos. Dejar los botes de mermelada sumergidos hasta que el agua se haya enfriado completamente. Esta conserva dura un año. Una vez abierta guardar en el frigorífico y consumir antes de dos o tres semanas. 



La degustación:

Tostamos unas rebanadas de pan, untamos un poco de mantequilla y nuestra mermelada de moras.



Sugerencia:
Degustar la mermelada de moras con yogur o queso quark.

Más:
Espero que os haya gustado.

Bon Profit!

oOo


7 comentarios:

Carlos Dube . dijo...

Nunca hemos hecho en casa mermelada de moras, siempre de arándanos y grosellas, pero nunca de estos frutos tan suculentos!

Me gusta lo de añadir especias a la misma, y no tengo que decirte que la primera foro me parece más que tentadora!

¡A disfrutarla!

Un saludo.

M. Eugenia Bermejo dijo...

Yo las tengo vigiladas, las moras me refiero, es que por donde voy los fines de semana con la bici aún están verdes, ya el otro día vi varias rojas e incluso me pareció ver una negra, pero todavía es pronto, a ver si este finde están negras y recolecto.

Un besazo,

BuenasMigas. dijo...

Carlos, yo a todas las mermeladas que hago le añado canela y clavo, pero la de moras, ay.. es especial.

Eugenia, pues aquí se pueden coger moras desde Julio, es curioso ver como maduran en la zarza en un solo día, las que hoy están verdes mañana ya se pueden coger, y así cada verano hago yo mermelada de moras para toda la familia.
Ya sabes, a ver si puedes coger tu un buen puñadito.

Besos a los dos.

L'Home Tranquil dijo...

Me encantó encontrar tu post porque en casa este año hicimos mermelada de moras con arándanos y bayas de saúco. Como tú también he terminado por reducir la proporción de azúcar a la mitad que la de fruta.
Luego, hace una semana elaboré otra combinada de higos y sandía -sugerencia de una compañera.
Esta tarde mi tía me entregó una bolsa de membrillos (codonys) o sea que ya ves que es un no parar.

Un saludo desde el Gironès

fernando vieyra dijo...

en mi casa tego un arbol de mora lo iba sacar ud me hizo cambiar de idea soy de argentina y las moras recien estan madurando voy hacer la maermelada gracias la receta es para mi mama ella la va hacer

dasansa dijo...

Hice esta receta a finales del verano pasado y ya hemos tomado tres botes. Queda perfecta y se conserva perfectamente. Nosotros lo hicimos como actividad para hacer con los niños ya que combina el día de campo con la cocina en casa y luego compruebas que además se la comen a las mil maravillas en gran parte porque ellos han disfrutado todo el proceso de elaboración, y los papis tan contentos por que ellos tomen un producto completamente casero y natural.

Pues muchas gracias a la autora por compartir esta receta y enhorabuena por las fotografías que la acompañan que me parecen fantásticas.

BuenasMigas. dijo...

Muchas gracias por comentar vuestra experiencia y por vuestras palabras, que animan a continuar. :)